Informe

Fragancias son a base de microbios y microorganismos

Para el año 2025, el Mercado mundial de fragancias tendrá un valor de 50 000 millones de euros, dado que su uso se ha extendido hasta las industrias alimentaria, química, agrícola, tabacalera y farmacéutica.

Si bien es cierto, los procesos más comunes para la elaboración de fragancias, son la extracción de fuentes naturales y la síntesis química. Aunque, el riesgo de enfermedades vegetales es alta y la estabilidad del compuesto, en muchas ocasiones es escasa. Por lo que se procura recurrir a microbios para la fabricación de perfumes.

Un claro ejemplo de ello es el limoneno, el cual se obtiene de productos secundarios que tengan un singular aroma cítrico con olor a naranja. Sin embargo, los precios de los cítricos aumentan constantemente y resultar ser limitada. Por eso, resulta rentable producirlo con microorganismos modificados genéticamente.

También se encuentra el aroma de la rosa, el cual proviene de un tipo de alcohol llamado 2-fenil etanol, cuya demanda incrementa entre un 10 y 15% por año. No obstante, este compuesto también puede ser producido por bioconversión de 2-fenilalanina en 2-feniletanol mediante el uso de cepas de levaduras que sin alteradas genéticamente.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba