Informe

En más de 90% se redujeron los Vacunatorios en Lima y Callao desde fines de marzo

Para fines de marzo –en plena fase de descenso de la ola– existían más de 400 vacunatorios en Lima y Callao. Actualmente, para la semana que comprende del 4 al 8 de julio, hubo solo 38 vacunatorios en las mismas regiones.

La directora de Inmunizaciones del Minsa, María Elena Martínez, señaló que el cierre de vacunatorios responde a que los locales que se utilizaban –por ejemplo, estadios– ya han retomado sus actividades regulares. Por ello, indicó, la nueva estrategia del Gobierno está enfocada en aumentar las brigadas móviles que acuden a buscar a la población con menor avance de vacunación.

“Pero eso no quiere decir que se elimine la brigada. Ello significa que la brigada ya no está fija, sino que es móvil, se traslada a vacunar casa por casa, a los parques, a los mercados”, indica la funcionaria.

En vacunatorios los menores de edad son los menos vacunados

Según información del Repositorio Único Nacional de Información en Salud (REUNIS) actualizada al 4 de julio, los adultos de 70 a 79 años son quienes más ha completado el esquema de vacunación, es decir, las tres dosis requeridas por el Minsa. Este grupo etario tiene un avance de 81,3%. Le siguen aquellos de 60 a 69 años, con un progreso de 78,1%.

Por otro lado, quienes menor avance presentan en la vacunación son los menores de 30 años. En la población de 18 a 29 años de edad, solo el 65.4% cuenta con las tres dosis.

El caso de los niños de 5 a 11 años y de los adolescentes de 12 a 17 es distinto, pues el esquema de vacunación se completa con solo dos dosis. Aun así, solo el 54,4% del primer grupo tiene el esquema completo. En los adolescentes, el avance es de 79,3%.

Vacunatorios

La importancia de continuar vacunando

Según cifras del REUNIS, las regiones con mayor avance de vacunación con las tres dosis son Ica (78,8%), Callao (76,7%), Lima (75,8%) y Áncash (75,4%). Por otro lado, las que menor avance registran son Madre de Dios (41,3%), Puno (41,5%) y Ayacucho (45,8%).

Gabriel Carrasco-Escobar, profesor e investigador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, asegura que la vacunación debe continuar para disminuir la cantidad de cuadros graves de la enfermedad.

“Por más que parezca que ha pasado mucho tiempo, el comportamiento del SARS-CoV-2 todavía es poco predecible. Hemos visto cómo algunas nuevas variantes han cambiado características clínicas de la enfermedad y la dinámica de la transmisión. El rol de las vacunas en ese contexto es disminuir este bolsón de personas hospitalizadas o muertes por COVID-19. Mientras la pandemia no termine, debemos agotar todas las herramientas y estrategias disponibles para minimizar la carga en términos de muertes, hospitalizados y secuelas″, explica.

Menos pruebas registradas

Entre la tercera y la cuarta ola, la cantidad y el tipo de pruebas para detectar el COVID-19 ha variado considerablemente. El 4 de enero, el entonces ministro de Salud Hernando Cevallos confirmó el inicio de la tercera ola de la pandemia en el país. Según cifras del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (CDC), durante la semana posterior a dicho anuncio, el promedio diario de pruebas moleculares (PCR) fue de 21.966. Dicha cifra se redujo a casi un tercio en la semana posterior al anuncio de la cuarta ola, en la cual el promedio diario de muestras de PCR fue de 7.855.

Lo mismo ocurre con las pruebas rápidas y antígenas. Las primeras pasaron de un promedio diario de 63 a 26 y las segundas se redujeron a casi un tercio.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba